Poema nocturno

25 julio 2018

EU ESCREVI UM POEMA TRISTE (Mario Quintana)

Eu escrevi um poema triste
E belo, apenas da sua tristeza.
Não vem de ti essa tristeza
Mas das mudanças do Tempo,
Que ora nos traz esperanças
Ora nos dá incerteza…
Nem importa, ao velho Tempo,
Que sejas fiel ou infiel…
Eu fico, junto à correnteza,
Olhando as horas tão breves…
E das cartas que me escreves
Faço barcos de papel!

**************

YO ESCRIBÍ UN POEMA TRISTE (Mario Quintana)

Yo escribí un poema triste
Y bello, sólo por su tristeza.
No viene de ti esa tristeza
Sino de las mudanzas del Tiempo,
Que ora nos trae esperanzas,
Ora nos da incerteza…
No le importa, al viejo Tiempo,
Que seas fiel o infiel…
Yo me quedo, junto a la corriente,
Mirando las horas tan breves…
¡Y con las cartas que me escribes
Hago barcos de papel!

Mario Quintana
Trad.: J. Martín

Anuncios

Música veraniega (¿?)

15 julio 2018

El gran y genial Herbert von Karajan dirigiendo no sólo a la orquesta sino también al público en la conocida Marcha Radetzky en 1987.

 

Y de propina, si lo ves dirigir el Bolero, de Maurice Ravel, ya tienes hecho el domingo musical, en mi opinión. Parece una obra de teatro.

 

Hoy quiero ser un poco porculero (una poca porculera)

12 julio 2018

Venimos asistiendo desde hace unos años a una completa destrucción del lenguaje hablado y escrito en aras de lo que se denomina “ser políticamente correcto”. En concreto, el denominado lenguaje sexista, no inclusivo, se dice, ha pasado a formar parte de los titulares no ya periodísticos, sino también políticos. Estos días leemos como la vicepresidenta del gobierno de España, la Sra. Calvo (¿o Calva?) se dirige a la Real Academia de la Lengua Española (RAE) a fin de que elabore un informe sobre incorporar un supuesto lenguaje inclusivo en la Constitución española.

Estas cuestiones no son novedosas. Incluso el Defensor del Pueblo se dirigió a la RAE para que se hiciera desaparecer del Diccionario la expresión “mujer fácil”. Como dirían en mi tierra andaluza, la institución que “limpia, fija y da esplendor” hocicó y, efectivamente, la eliminó. Espero que esa diligencia se extienda también a la palabra “baboso”, que, según indica el Diccionario en su cuarta acepción, significa: 4. adj. coloq. Dicho de un hombre: Enamoradizo y molestamente obsequioso con las mujeres. U. t. c. s. m.” Dicho de un hombre, claro, no es urgente ni necesario; no es discriminatorio.

Pero volvamos a las pretensiones de la Sra. Calvo (¿o Calva?) acerca de la Constitución (por cierto, la constitución, la carta magna…..en femenino). Me recordó la lectura que hice en su momento de la Constitución boliviana por cuestiones profesionales. Agárrense los machos (y las machas) para alcanzar la comprensión de este texto: En caso de impedimento o ausencia definitiva de la Presidenta o del Presidente del Estado, será reemplazada o reemplazado en el cargo por la Vicepresidenta o el Vicepresidente y, a falta de ésta o éste, por la Presidenta o el Presidente del Senado, y a falta de ésta o éste por la Presidente o el Presidente de la Cámara de Diputados. En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días. Con dos cojones (y cojonas).

En cualquier caso, esto no deja de ser anecdótico (y a la vez ilegible).Volvamos a la realidad española. Se plantea un informe inclusivo sobre el lenguaje de la Constitución española. Y aquí me surge la duda objeto de este post: ¿Y no se pide un informe sobre el Código penal español? ¿O sobre la Ley Orgánica General Penitenciaria y su Reglamento?.

Por ejemplo; vayamos al asesinato en el Código penal español:

Será castigado con la pena de prisión de quince a veinticinco años, como reo de asesinato, el que matare a otro concurriendo alguna de las circunstancias siguientes.. (art. 139 del Código penal). Vaya, parece que sólo matamos los hombres y sólo a hombres.

O vayamos al homicidio imprudente:

Artículo 142

1. El que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años.

Parece deducirse del criterio social que pretende imponerse que sólo los hombres podemos causar la muerte a otro hombre de manera imprudente, sin que existan mujeres que culposamente maten a un hombre o a otra mujer.

Vayamos ahora a las normas penitenciarias; por ejemplo, detengámonos en la Ley Orgánica General Penitenciaria y en su artículo 15:

1. El ingreso de un detenido, preso o penado, en cualquiera de los establecimientos penitenciarios se hará mediante mandamiento u orden de la autoridad competente, excepto en el supuesto de presentación voluntaria, que será inmediatamente comunicado a la autoridad judicial, quien resolverá lo procedente, y en los supuestos de estados de alarma, excepción o sitio en los que se estará a lo que dispongan las correspondientes Leyes especiales.

2. A cada interno se le abrirá un expediente personal relativo a su situación procesal y penitenciaria del que tendrá derecho a ser informado, y para cada penado se formará un protocolo de personalidad.

Lo mismo puedo decir del Reglamento penitenciario, en un precepto cogido al vuelo:

Artículo 9 Rectificación y conservación de los datos

1. Los reclusos podrán solicitar de la Administración penitenciaria la rectificación de sus datos de carácter personal contenidos en los ficheros informáticos penitenciarios que resulten inexactos o incompletos. De la rectificación efectuada se informará al interesado en el plazo máximo de dos meses desde su solicitud, así como al cesionario o cesionarios, en el supuesto de que los datos incorrectos hubiesen sido objeto de cesión previa. Debo deducir que las reclusas no tienen este derecho, ¿no?.

Madre de Dios. ¿No hay mujeres detenidas, presas o penadas? ¿No hay mujeres internas?, ¿no se le forma un protocolo de personalidad?. Debe ser que no y yo no me entero.

Conclusión, por vía rápida. ¿Por qué el sistema punitivo y penitenciario del Estado está solamente previsto para hombres? Si de distribuir responsabilidades se trata – si es que se trata de eso, claro, que lo dudo-, ¿por qué la ministra se queda sólo en la Constitución? ¿Porque los hombres somos carne de delito y de prisión y las mujeres no?

Me chirría todo.

 

 

 

 

Un poema

9 julio 2018

ARIA DE BRAVURA (Francisco Bejarano)

Yo no quise la turbia
soledad de los versos,
sino la vida clara
sin reflejarla en ellos.

Conocer las desdichas
por los libros ajenos
en la plaza y el retiro
de mis días benévolos.

No pude. Aparecía
un pájaro siniestro
y yo le hacía frente
con las armas que tengo.

Las tardes, 1988.

No corta el mar, sino vuela,…

1 julio 2018

Este amanuense lleva viendo llegadas de inmigrantes por las costas de Cádiz desde hace 30 años. Primero veía esas pequeñas embarcaciones de madera sin quilla, dedicadas a la pesca de bajura, que en esta zona del planeta reciben el nombre de pateras. Después empezó a ver la llegada en zodiacs, que ocupaban hasta 80 ó 90 personas – en algún caso incluso más -, con algunos motores fuera borda de muchos caballos. Con la puesta en marcha de la vigilancia electrónica en el mar y los acuerdos con los países vecinos (vecinos del sur, claro), las embarcaciones redujeron ostensiblemente su tamaño, y comenzaron a llegar las eufemísticamente denominadas tipo toys” (para quien no sepa inglés: lanchas de juguete que se usan en la orilla del mar o en las piscinas privadas los niños); en definitiva, infraembarcaciones en las que este amanuense ha llegado a ver hasta 12 personas. Este cronista de la muerte y el dolor también ha visto a jóvenes pasar en los bajos o en los techos de camiones y autobuses, o escondidos en maleteros de vehículos, u ocultos en habitáculos infames en automóviles.

Y muertos. Muchos muertos he visto; siempre serán demasiados. Y he tenido que hablar con familias rotas del dolor o ignorantes de la lacerante noticia que iban a recibir. O con personas que esperaban una macabra noticia y se encontraron con un momento de júbilo porque su hijo o su hija había podido cumplir el sueño de llegar salvos (nunca sanos, al menos de alma) a Europa. Recordando la famosa frase de la película Blade Runner: He visto cosas que nunca creeríais. O en una paráfrasis absurda por impersonal: Han visto cosas que nunca creeríamos.

Pero también he dejado de ver muchas cosas. Muchas cosas que hoy están de rigurosa actualidad y que en estos momentos suscitan, por un lado, una ola de solidaridad (palabra manoseada donde las haya) y, a su vez, una marejada de criticas irrepetibles. Siempre hay que aplaudir que las personas ayuden a otras personas, al menos eso creo. Aunque me surgen dudas de si tiene mucho valor hacerlo desde la mesa camilla de casa (o desde la mesa de playa, dadas las fechas).

Nunca he visto barcos particulares, pertenecientes a organizaciones multinacionales defensoras de los derechos humanos, que se dedicaran al rescate de personas en nuestras costas. Nunca he visto desplazamientos de equipos de primera intervención que arriesgaran su vida y su propio peculio para salvar a personas que corrían un riesgo cierto de naufragio. Nunca he visto que en las redes sociales se generara una malla de interpelaciones sociales y políticas de carácter global, más allá del lamento quejoso de unos cuantos. Nunca he visto que el gobierno de España autorizara la entrada completa de los ocupantes una embarcación, como así ha ocurrido con el Aquarius (y lo celebro) – por cierto, al hilo de esto, he visto llegar más de 629 personas en un mismo día y tampoco he visto 2300 personas participando en un dispositivo de asistencia.

Solamente he visto a Salvamento Marítimo y la Guardia Civil y, de manera complementaria, a un grupo voluntario y voluntarioso de personas, mayoritariamente vinculadas a la iglesia católica, que han intentado dar lo mejor de sí mismos, ayudar inicialmente – y remarco lo de inicialmente – a personas que venían de vivir situaciones de extrema dureza en la mar, en los países de tránsito y en sus propios países de origen.

Hoy, cuando leo los acuerdos de algunos de los Estados miembros de la Unión Europea sobre las personas que vienen por el flanco este del continente; cuando miro las redes sociales y veo cómo todas las miradas está en el centro oriente del Mediterráneo; cuando escucho a la mal llamada sociedad civil impetrar corredores humanitarios desde Italia, Malta y Grecia, existiendo una autopista humanitaria en el sur de España que está abandonada; cuando compruebo que centenares, si no miles, de personas están o han estado arrumbadas y arracimadas en polideportivos, comisarías, casamatas prefabricadas o centros de internamiento…

Cuando veo, palpo y siento todas esas situaciones, pienso: Hasta dentro de la pobreza hay clases.

 

One better day

18 junio 2018

One better day (Madness). Ochentero total.

Poema de domingo inestable

10 junio 2018

Elegía (Pablo García Baena

Me envuelvo en tu recuerdo
como en nieblas secretas que me apartan del mundo.
En la calle sonrío al amigo que pasa,
y nadie,
nunca nadie
adivinó mi muerte bajo aquella sonrisa
ni el frío sin consuelo de mis ojos que ciegan
pidiendo de los tuyos más desdén,
más veneno.
Ahora que la tarde se derrumba en las sombras,
y que el libro de versos resbala por mis manos,
ahora que la lluvia llora por los cristales
de mi ventana,
y llanto va a caer de mis ojos,
antes de que una mano encienda la dorada
llama de mi quinqué,
dime si tú no sueñas en tu balcón, ahora
que la lluvia nos une a los dos con sus lágrimas,
o si sobre el teclado de tu piano oscuro
agoniza Chopin
bajo tus manos trémulas.
Nunca sabrás el loco deseo que me tortura
de cautivar tus labios bajo mi boca ávida,
y sentir el latido de tu sien en mi mano
aprisionada como un pájaro aterido.
Pero no sabrás nunca nada de mi deseo.
Nada de cuando pienso desgarrar con mis dientes
los azules canales de tus venas
y juntos
morirnos desangrados, confundidas las sangres.
Pero estamos ajenos.
Yo sigo en mi ventana,
y tú soñando en otro mientras Chopin suspira,
ahora que aún no arde en mi quinqué la luz
y que a los dos nos une la lluvia con sus lágrimas.

Si alguien llama a tu puerta (Soneto)

6 junio 2018

Si alguien llama a tu puerta (Gabriel García Márquez)

Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
y algo en tu sangre late y no reposa
y en tu tallo de agua, temblorosa,
la fuente es una líquida armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía
te sobra tiempo para ser hermosa
y cabe todo abril en una rosa
y por la rosa desangra el día

Si alguien llama a tu puerta una mañana
sonora de palomas y campanas
y aún crees en el dolor y en la poesía

Si aún la vida es verdad y el verso existe.
Si alguien llama a tu puerta y estás triste,
abre, que es el amor, amiga mía.

Bella ciao

3 junio 2018

Rebuscando entre las entrañas de Youtube me encuentro con esta maravillosa versión del clásico antifascista “Bella ciao“, interpretada por Zaratustra Trío.

 

 

No volveré a ser joven

1 junio 2018

No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, era tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.